Hagamos que este 2020 sea un feliz año, independientemente de nuestras circunstancias. la vida es la Escuela con mayúsculas. Y un indicador inequívoco de que vamos aprendiendo es que vamos madurando y sintiéndonos más plenos.

Las crisis (que vendrán) son esas lecciones incómodas que afrontar y de las que extraer destiladas gotas de sabiduría atemporal. De hecho, si no buscas la crisis la crisis te encontrará a ti. La ilusión de tenerlo todo controlado genera neurosis y sufrimiento. 

Nuestro ego tiene una pequeña visión y concepto de la vida. Pero la Vida escapa siempre a las etiquetas y conceptos humanos; nos supera y no tiene fondo.

Salgamos del pozo de la desesperanza, la negatividad y generemos espacios de potencialidad haciéndonos cargo de nuestro “metro cuadrado”; sembrando en él positivismo, esperanza, “buen rollismo”, amistad, valores, compromiso….

CAMBIA EL CHIP, CAMBIA TU MIRADA SOBRE LA REALIDAD. ¿Te digo un secreto? Cuando cambias tu mirada la realidad cambia.

Siempre podemos ir más allá de nuestra limitada mirada, salir de nuestro ombligo y de nuestras lentes distorsionadoras para vislumbrar un nuevo horizonte al que ir llegando y seguir creciendo.

El reto para este 2020 es desplegar la creatividad saliendo de nuestro pensamiento limitante acostumbrado.

Como docentes hemos de encontrar el gusto por salir de nuestras zonas de confort y de inercia para descubrir, sorprendernos y aprender. ¿No es acaso eso mismo lo que les pedimos a nuestros alumnos?

Pues eso: Feliz 2020.