Un grupo que se vincula con una misma voluntad y propósito genera sinergias, es mucho más que la suma de sus integrantes.

Despedidas de cada sesión. Tuvimos primero que transformar el espacio, el aula, para permitir otra manera de aprender.

El pasado jueves 7 de Marzo cerramos la última página en el curso de Metodologías Activas del Programa ER con una palabra compartida en el grupo que expresaba una misma emoción: “GRACIAS”.

Ese agradecimiento es el mismo que siento yo por el interés e implicación del grupo. Ha sido un proceso muy enriquecedor para todos, empezando por mí mismo.

Siento que he recibido tanto como he tratado de aportar. En muchos momentos ha sido un verdadero proceso de co-creación de los aprendizajes en los que hemos implicado tanto a la cabeza como al corazón; a todo nuestro Ser. Era importante aprender las metodologías activas de manera activa: experiencial, holística, competencial; generando resonancias profundas dentro de cada uno.

Conectando con las necesidades de los alumnos. Generando una mirada del “yo” al “yo-tú” y al “nosotros”.

Se cierra un círculo y las despedidas dan un sentido de gratitud por lo vivido y una celebración a lo nuevo que vendrá cada día en nuestra vida, en nuestras aulas…

Algunos ecos de esta formación son:

  • Conocimiento no equivale a sabiduría; la sabiduría es conocimiento competencial, es decir; puesto en práctica, creando, construyendo, transformando.
  • ¿Qué necesitamos para innovar en el aula? Voluntad. Y esta voluntad procede del querer (volere), del amar y del amar-nos para ser capaces de atravesar nuestros miedos con creatividad y sostener la presión de la incertidumbre.
  • Otra educación es posible cuando cambia la Presencia del docente, cuando su mirada adopta un punto de vista que incluye al otro, al alumno, y al “nosotros”.
  • La innovación y las metodologías activas han de ser sencillas en su aplicación. Jugamos y exploramos algunas dinámicas y descubrimos que trabajar en grupos cooperativos transforma el aula y hace más protagonistas a los alumnos de sus aprendizajes.
  • El aprendizaje basado en proyectos es la oportunidad de conectar los aprendizajes con el mundo real, de convertir a los alumnos y docentes en agentes activos de su comunidad y en la sociedad. El aprendizaje Servicio fomenta personas con la (tan necesaria hoy día) vocación de aportar valor y contribuir al Bien Común.
  • Ahí donde aparece el conflicto, el problema, está nuestro nuevo reto que afrontar para crecer. Los retos son la oportunidad de trabajar-nos, transformar-nos y “Ser el cambio que queremos ver en el mundo” (Ghandi).
Collages creativos que hablan de quienes somos.

Las metodologías activas necesitan docentes activados.

Desde el principio del curso comprendí que la clave era construir el vínculo y  “activarnos”. 

Si esta formación os ha interesado y os ha llenado es que era necesaria.

A todos nos movió el Anhelo, ese “algo” que no sabemos muy bien qué es, pero que resuena dentro de nosotros como una llamada de la vida para seguir madurando y aportar, sentir plenitud y compartirla.

Por encima de la cultura del hastío y la desmotivación queremos que nuestros días de docentes merezcan la pena. Queremos que nuestra vida merezca la pena.

Recordando y revisando lo que nos han aportado los tres años del Programa Educación Responsable.

Puede más la ilusión que el saber. Nos sobra información, nos falta propósito y decisión.

Hay que tender puentes para conectar el pensar con el empuje del corazón, pues él tiene ese motor que da la convicción interna para avanzar.

Cuando persigo un sueño, cuando tengo una misión, aparecen los medios, encontramos el cómo y el qué.

“Deja que las personas vivan en tu corazón. Caben tantas como quieras”. (Kanamori)

Compartiendo el resultado de una dinámica cooperativa simple (la Diana).

La Inclusividad es interna

Ya habitamos todos en un mismo corazón. Estamos conectados en una común-unidad y es muy agradable sentirlo.

¿Acaso no es la inclusividad el aprender la Unidad en la diversidad humana desde dentro de los grupos a los que pertenecemos? Familia, amistad, empresa, colegio, sociedad son lugares oportunos para ejercer la inclusidad.

El acto de Educar es sobre todo un encuentro entre personas, basado en la construcción de un vínculo, un estar y ser desde esa mirada que nos permite compartir lo que somos sin juicio y nos invita voluntariamente a crecer juntos.

En grupos exponiendo el diseño de un ABP exprés.

Ahora toca activarse más si cabe, desde soñar con el mejor docente que puedo ser:

  • ¿Cómo son mis clases? ¿Cómo me siento en ellas? ¿Qué hago?
  • ¿Qué acción concreta puedo hacer esta semana, y la que viene, y el mes que viene para ir a por ello paso a paso?
  • ¿Cómo me puedo cuidar, no machacarme, para transitar ese espacio entre dónde estoy y a dónde quiero llegar, siendo amable conmigo mismo y los demás?

“No dejemos nunca de soñar, porque en sueños es libre el ser humano”. (Walt Whitman)

Y ya que la gratitud mueve montañas, y sale natural ese sentir…

GRACIAS a todas y todos por vuestra mirada, por este viaje de descubrimiento personal que hemos hecho juntos.

Ay, la mirada… Que nos construye, nos espeja, nos vincula, nos inspira.

Un sentido abrazo y hasta siempre.